ESP
sábado, 19 de agosto de 2017
Los últimos momentos
Visitas 842
En los últimos días que Domingo pasó en su casa, recibió la visita del párroco y estuvo charlando con él durante un buen rato.

Después de despedirse, Domingo durmió durante una media hora. Luego despertó y dijo: –Papá –Aquí estoy, Domingo, ¿qué te ocurre? –Querido papá es la hora, toma mi libro de oraciones y lee.

El padre hizo lo que Domingo le indicaba y con voz temblorosa fue leyendo las oraciones. Domingo repetía atenta y serenamente las invocaciones.

Al cabo de un tiempo, como si despertara, dijo con voz clara y alegre dirigiéndose a sus padres, que estaban acompañados de otros vecinos: No lloréis: yo veo ya al Señor y a la Virgen que me esperan con los brazos abiertos. Y con estas palabras expiró tranquilamente.

Eran las diez de la noche del lunes 9 de marzo de 1857. Domingo tenía 14 años y once meses. Al día siguiente, su padre escribió a Don Bosco comunicándole la muerte del hijo y los últimos momentos de su vida. Cuando llegó la noticia al Oratorio todos la recibieron con sentido dolor. Don Bosco se lo comunicó a los chicos y les recomendó vivamente que lo tomaran como modelo.

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad